sábado, 7 de junio de 2008

una rosa blanca y un pollo sin cabeza

Hubiera querido darle la rosa a July o a Mane. Cualquiera de las dos se hubiese puesto contenta de recibirla. Pero inmediatamente me acordé que el bestia de Ricardo, en un intento de explicarles las complicaciones de la amistad entre chicos y chicas, les había dicho eso de "¿Qué? ¿Acaso ustedes no saben que ya las hemos alucinado calatas?", y pensé que mejor me quedaba la rosa para mi y no las ponía paranoicas pensando que posiblemente yo también las estaba alucinando calatas y que esa rosa blanca no era una simple muestra de cariño, sino una intención escondida de mandar al carajo diez años de amistad entre las sábanas de un hotel abierto a las tres de la mañana.

Veníamos todos del matri de Carloncho. La rosa me la había robado de la gran copa de hielo a la entrada de la recepción. Puede que yo sea un tipo muy cretino cuando hablo del matrimonio, pero siempre termino por llevarme a casa una de las rosas de la copa de hielo. Supongo que es mi forma de decir: No creo en nada de esto, pero talvez me gustaría creer y bailar una lenta de Sinatra en la pista vacía como ustedes.

Así que bueno, ahí venía en el carro todo enternado, con la rosa en la mano y sin poder dársela a nadie. Al llegar a casa, atravesé la sala a oscuras y en la cocina le conseguí una taza con agua donde ponerla a pasar la noche. Al día siguiente mi tía la cambió de lugar a un vasito de vidrio que iba más de acuerdo a su tamaño.

Yo no sé exactamente cuánto viven las rosas después que las han cortado del tallo. No soy el maldito Anthony Brown criador de rosas, pero resulta que después de una semana entera, esta rosa blanca no da señal de estarse marchitando.

No me hubiese importado encontrarla seca después de un par de días y tirarla al tacho. Pero después de una semana de cambiarle el agua ya es diferente y uno comienza a ponerse paranoico y preguntarse cosas muy horribles como si le joderá irse muriendo de a pocos o qué pensará de la música triste que pongo mientras escribo.

Todo esto es un poco como la historia de aquel pollo de Colorado que vivió 18 meses sin su cabeza. Pati me mandó la noticia hoy con todo y la foto. Lo que pasó es que a este pollo se lo iban a comer y le cortaron la cabeza con tan mala puntería que le dejaron intacta la yugular y el cerebro. Al día siguiente sus dueños descubrieron con sorpresa que el pollo seguía vivo y decidieron mantenerlo así. Consiguieron alimentarlo a traves de una cañita, lo convirtieron en una atracción de feria donde lo hacían correr mientras exhibian su cabeza en un pote de formol y hasta instauraron un día de "Mike, el pollo sin cabeza".

Estoy tratando de convencerme de que ni los pollos ni las rosas meditan acerca de lo que les pasa para no volverme loco. Hoy en El Cinematógrafo están pasando La noche de los muertos vivientes y voy a ir a verla para distraerme un poco. Es raro como cuando uno escarba un poco en cualquier cosa termina por espantarse. La próxima vez, voy a darle la rosa a alguien y asi me ahorraré una tarde de paranoia. Volveré a casa sólo con mi borrachera y mi camisa arrugada. Le daré la rosa a alguien, a quien sea, y me va a valer un carajo si terminan pensando que es una muestra de mi cariño o de la imposibilidad de las relaciones de amistad de los hombres con las mujeres (o los pollos sin cabeza).

15 comentarios:

Anónimo dijo...


suculenta criatura albiverdosa
me has sembrado
una rosa psicodélica en el corazón
pe-ro
no es una rosa cualquiera
es de esas
que vienen
con su dote de tierra
sus chanchitos
y sus orugas

Arnik Piz dijo...

jaja
me ha hecho recordar a nuestras teorías de con quien rayos debía dormir yo en la cama los días que nos fuimos de viaje al norte.

y también cuando alguien dijo (o fuiste tú?) algo así como que mis amigos eran humanos y era obvio que SI miraban a mis novias!!!

y claro, como olvidar el graaaan lío en el que me metió josip cuando estaba borracho y le agarro las tts a neko en el sargento!!!
rayos....


yo, el pollo sin cabeza y cerebro.

Reyaina dijo...

Ay Pierre.
Me puse a mirachear tus links ordenados, entre los recomendados. Y como soy una inocente, ingenua y virginal joven clickee en yonkis.com, resulta que es un tanto porno. Si me llega a mi cuenta de teléfono como llamada a 0-800... me lo pagas!

Reyaina dijo...

es en serio ah.

Seamos lecas dijo...

Estas con mi mama q se pone a hablar de pollos sin cabeza y yo qiero desmayarme (U_U)

Mu dijo...

yo sí creo en las amistades entre hombres y mujeres, regálame a mi la rosa. Las blancas son mis favoritas.

Anónimo dijo...

mejor no tengas un hijo, ahi vas a saber de verdad lo que es ponerte paranoico

TU JEFA JUANA

MuSa AnTiSoCiaL dijo...

Osea ke kizas la leyenda del jinete sin kabeza si sea cierto .... mmmmm...Por otro lado, Las rosas asi como lsa ilusiones siempre se aferran a la esperanza de la vida..

Patricia dijo...

Y eso que todavía no te he contado de la niña con medio cerebro o de la mano del no cuerpo (síndrome de la mano ajena... léase: cuando una mano se empincha de estar en el cuerpo y hace lo que le da la gana sin pedir permiso).
Eso pasa cuando demoran en diagramar mis notas y termino viendo huevadas por internet....

Anónimo dijo...

si una rosa no quiere morir, o si un pollo puede vivir sin cabeza, entre hombres y mujeres cualquier cosa puede pasar.

Caro

marií dijo...

lo loco es que las mujeres podemos tener amigos y no desearlos sexualmente pero los hombres emmm bueno no digo imposible pero mas dificil, creo q casi siempre le han tenido ganas a sus amigas, en algun punto de la vida pe

pero ese estereotipo es justo al fin y al cabo pq como dice loana (si, loana xD), uds tienen la ventaja de q pueden querer cogerse a una mujer sin quererla y supuestamente las mujeres no nos acostamos con los hombres a menos q haya algun tipo de sentimiento involucrado

y los pollos pueden vivir sin cabeza

solo digo, la naturaleza funciona de maneras extrañassssssss

Eduardo Salazar dijo...

Hola pierre!

Y que fue de la rosa? mientras no se haya metido a hurtadillas entre las páginas de la novela de umberto sin "h" eco...

Hoy vi "Diary of the dead" una pelicula del mismisimo George Romero, en persona y versión digital, nada de technicolor (aunque esto le cueste el encanto setentero a los chascarrillos vivientes, preludios del "Thriller" jacksoniano) ((a Michael Jackson también le debe quedar muy poco technicolor)), la dan en los cines y en Primavera Park Plaza, con la tarjeta planetaria de marras, me costó a precio de feria...

Bueno, un abrazo!
Eduardo Salazar

maría malló dijo...

Alguien me dijo -no me acuerdo de quién, seguro alguien que no quería tener que regalarme rosas- que las rosas desde que las cortaton ya están muertas y que cuando se marchitan no es que se estén muriendo sino que se están descomponiendo cual cadaver.

También me he acordado que hace poco leí en el blog de un amigo que él no cree en la amistad entre hombres y mujeres, lo cual me causa un conflicto porque yo siempre pensé que nosotros eramos amigos, pero ahora resulta que no... No entiendo yo eso. Y no ceo en esa imposibilidad.

Eso del pollo Mike preferiría nunca haberlo sabido...

Y ya srto Pierre, bien random ando.

reinadecapitada dijo...

aysh

vengo huyendo de un lonche donde una señora hablaba de caídas, fracturas y manos hinchadas y me sales con este post

ay de mí

yo también he querido regalar una rosa, pero nunca tuve la ocasión de cortarla porque la chica a la que se la quería dar la cortó primero y se la llevó

busy bossy dijo...

¿Qué hay con la palabra cretino?