miércoles, 14 de febrero de 2018

Excursión de San Valentín

Mi clase de hoy, la última clase del ciclo, la clase en la que los llevo de excursión al mar para revivir un cuento de Vargas Llosa en el que dos amigos se enamoran de la misma chica, coincide justo con San Valentín. Como ya sé que mis alumnos son cacheros, les advierto en la clase anterior: ¡Díganme de verdad si van a venir! ¡Pero no me mientan, carajo! Y los únicos 3 sobrevivientes de los 5 que se matricularon en verano me juran que sí, que de todas maneras vienen a pasear conmigo en San Valentín. ¿En serio, chicos? Claro, profe. Si quieren traigan a sus enamorados, les digo, vamos con ellos, yo les invito una chela. Sale, profe. Así que hoy llego y fotocopio el cuento, hasta hecho el pendejo saco copias para los enamorados. Llego al salón y solo encuentro a un salvaje sentado en su carpeta. Oe ¿y los demás? le pregunto. No sé, profe, fácil se están demorando por el tráfico. Treinta minutos los esperamos en el salón. Nos miramos de reojo con una tensión que crece y crece. Yo pienso: Fácil igual hago el paseo solo con él. E imagino que él piensa "Putamadre, ojalá el profe no esté tan foreveralone que quiera hacer el paseo solo conmigo". Pero sí lo estoy. Además, la ruta del cuento termina en la Costa Verde, al pie de la Bajada Balta, así que si nos chapa un serenazgo va a pensar que estamos yendo al oscurito a lograrlo. No no ni cagando. Le digo, muchacho, tienes 2 opciones: 1. O tú y yo pasamos San Valentín juntos haciendo la ruta del cuento rumbo al mar o 2. La haces tú solito y me escribes una crónica de cómo es pasar San Valentín leyendo a Vargas Llosa. El maldito escoge la segunda opción. Así que le dibujo la ruta, le indico cómo llegar y lo dejo ir. Le faltan patas para irse al desgraciado. Y yo apago la PC, apago las luces del salón y me voy. Bajo por las escaleras hasta la sala de profesores donde tampoco encuentro a nadie. Solo me reciben las 4 pantallas azules con el logo de Windows, los 4 teclados y las 4 sillas de siempre. Escojo una y me siento. Y pienso que está bien, que en realidad esto es lo que siempre he querido: que me pasen huevadas para poder contarlas. Empiezo a teclear y a teclear. Pero al rato sigo tan solo que apenas escucho el ruido de mis dedos sobre el teclado y la brisa artificial del aire acondicionado que llena la habitación vacía. Así que abro el youtube y pongo una balada con el volumen al tope ¿de Poison? ¿de Aerosmith? ¿de Air Supply? No sé, mierda, de quien chucha sea, con tal de no escuchar dentro de mi cráneo el temblor de todos los telos en los que mis alumnos están cacha que te cacha mientras su profe escribe como pendejo.

1 comentario:

Susan Tc. dijo...

Hola Pierre soy Susan, gracias por pasarme tu blog, créeme que tengo que avanzar unos informes, y de rato en rato, los dejo para seguir leyendo, el de tu mamá y roberto carlos me gustó, bueno en realidad casi todos los textos, ahora ya sé como reconciliarme con la lectura, aunque no me he peleado, creo que he sido indiferente, no me llamaba ya la atención.
Pero me gustan tus lecturas, sigue escribiendo para tener que leer. Saludos