miércoles, 30 de enero de 2008

el hombre que vive afuera de la agencia

todos los días
cuando llego al trabajo
y me acerco a abrir la ventana
allí está
el hombre que vive afuera de la agencia


por la tarde, cuando me asomo a la ventana
allí sigue, sin explicación alguna
el hombre que vive afuera de la agencia


por las noches, cuando voy a cerrar la ventana
antes de irme a casa
allí sigue, imperturbable
el hombre que vive afuera de la agencia


muchas teorías hemos elaborado
respecto al hombre que pasa el día sentado allí
en nuestro murito sin hacer nada


espía de otra agencia?
ladrón?
the fool on the hill?

la última hipótesis a la que nos hemos avocado
es que a lo mejor está cuidando
un pozo petrolero que tiene lugar
justo bajo sus pies



nuestras sospechas se han confirmando
esta mañana cuando otro grupo de hombres
ha venido a acompañarlo
y han estado allí debatiendo
algo que no llegamos a descifrar
pues apenas nos asomamos a la ventana
ellos dejan de hablar y voltean a mirarnos
con expresión desconfiada






lo peor de todo es que
según hemos averiguado en internet

ya se han dado casos semejantes


.
.
.




LAS BUENAS INVERSIONES
Julio Cortázar



Gómez es un hombre modesto y borroso, que solo le pide a la vida un pedacito bajo el sol, el diario con noticias exaltantes y un choclo hervido con poca sal, pero eso sí con bastante manteca.

A nadie le puede extrañar entonces que apenas haya reunido la edad y el dinero suficientes éste sujeto se traslade al campo, busque una región de colinas agradables y pueblecitos inocentes, y se compre un metro cuadrado de tierra para estar lo que se dice: en su casa.

Esto del metro cuadrado puede parecer raro, y lo sería en circunstancias ordinarias, es decir, sin Gómez y sin Literio. Como a Gómez no le interesa más que un pedacito de tierra donde instalar su reposera verde y sentarse a leer el diario y a hervir su choclo con ayuda de un calentador primus, sería difícil que alguien le vendiera un metro cuadrado porque en realidad nadie tiene un metro cuadrado sino muchísimos metros cuadrados. Y vender un metro cuadrado en mitad o al extremo de los otros metros cuadrados plantea problemas de catastro, de convivencia, de impuestos y además es ridículo y no se hace, ¡que tanto!

Cuando Gómez, llevando la reposera con el primus y los choclos empieza a desanimarse después de haber recorrido gran parte de los valles y las colinas, se descubre que Literio, tiene entre dos terrenos un rincón que mide justamente un metro cuadrado y que por hallarse cito entre dos solares comprados en épocas diferentes posee una especie de personalidad propia aunque en apariencia no sea más que un montón de pastos con un cardo apuntando hacia el norte.

El notario y Literio se mueren de risa durante la firma de la escritura, pero dos días después Gómez ya está instalado en su terreno en el que pasa todo el día leyendo y comiendo hasta que al atardecer regresa al hotel del pueblo donde tiene alquilada una buena habitación, porque Gómez será loco, pero nada idiota, y eso hasta Literio y el notario están prontos a reconocer.

Con lo cual, el verano en los valles va pasando agradablemente, aunque, de cuando en cuando hay turistas que han oído hablar del asunto y se asoman para mirar a Gómez leyendo en su reposera.

Una noche, un turista venezolano se anima a preguntarle a Gómez por qué ha comprado solamente un metro cuadrado de tierra y para qué puede servir esa tierra aparte de poner la reposera, y tanto el turista venezolano como los otros estupefactos contertulios escuchan esta respuesta:

-Usted parece ignorar, que la propiedad de un terreno se extiende desde la superficie hasta el centro de la tierra, calcule entonces.

Nadie calcula, pero todos tienen como la visión de un pozo cuadrado que baja y baja y baja, hasta no se sabe dónde y de alguna manera eso parece más importante que cuando se tienen tres hectáreas y hay que imaginar un agujero de semejante superficie que baje y baje y baje.

Por eso, cuando los ingenieros llegan tres semanas después, todo el mundo se da cuenta de que el venezolano no se ha tragado la píldora y ha sospechado el secreto de Gómez, o sea que en esa zona debe haber petróleo.

Literio es el primero en permitir que le arruinen sus campos de alfalfa y girasol con insensatas perforaciones que llenan la atmósfera de malsanos humos. Los demás propietarios perforan noche y día en todas partes, y hasta se da el caso de una pobre señora que entre grandes lágrimas tiene que correr la cama de tres generaciones de honestos labriegos, porque los ingenieros han localizado una zona neurálgica en el mismo medio del dormitorio.

Gómez, observa de lejos las operaciones, sin preocuparse gran cosa, aunque el ruido de las máquinas lo distrae de las noticias del diario. Por supuesto nadie le ha dicho nada sobre su terreno y él no es hombre curioso y sólo contesta cuando le hablan. Por eso contesta que "No" cuando el Emisario del Consorcio Petrolero Venezolano se confiesa vencido y va a verlo para que le venda el metro cuadrado. El emisario tiene órdenes de comprar a cualquier precio, y empieza a mencionar cifras que suben a razón de cinco mil dólares por minuto, con lo cual al cabo de tres horas, Gómez pliega la reposera, guarda el primus y el choclo en la valijita y firma un papel que lo convierte en el hombre más rico del país, siempre y cuando se encuentre petróleo en su terreno, cosa que ocurre exactamente una semana más tarde, bajo la forma de un chorro que deja empapada a la familia de Literio y a todas las gallinas de la zona.

Gómez, que está muy sorprendido, se vuelve a la ciudad donde empezó su existencia, y se compra un departamento en el piso más alto de un rascacielos, pues ahí hay una terraza a pleno sol, para leer el diario y hervir el choclo, sin que vengan a distraerlo venezolanos aviesos y gallinas teñidas de negro que corren de un lado a otro con la indignación que siempre manifiestan estos animales cuando se los rocía con petróleo bruto.

15 comentarios:

marií dijo...

venezuelaaaaaaaaaaaaaa

verdad que son geniales los personajes que hacen estas cosas? a mi me encanta, los encuentro fascinantes, son de esas cosas que mucha gente te dice que que rayos importa, pero uno no puede despegarseeee yyyy es como people are strange de the doors yyyy es como the fool on the hill, es exacto como the fool on the hill!

=D

aunq el cliché del petroleo y el venezolano hmmmm, me siento aludida xD

(k)

Laura Alejandra Rosales, "Madrugada". dijo...

the fool on the hill era mi profe de literatura de la Trilce..
Tus dibujitos son un cague de risa xD

Emilio dijo...

muy bueno

lopo dijo...

el hombre que vive fuera de la agencia es de MAYO.

quiere robarles las ideas ;_;


no permitas eso.

Carlitos 7.9 dijo...

The fool on the hill tiene un sonido especial despues del coro que me recuerda cuando tenia 4 o 6 años, me recuerda ami viejo escuchandola hace unos meses.

Jano dijo...

Jajajajajajajaja

the fool on the murito

Julio Augusto Garcia dijo...

The Fool on the Hill, hace tiempo que no escuchaba esa canción. Gracias por provocar que la escuche de nuevo... Has pensado en tenderle una trampa a ese sujeto para que confiese todo ese asunto de los venezolanos??

burbuja dijo...

n0ooooooooooooooooooooo, hace años yo trabajaba al lado de la puerta del sol, y habia un hombre que siempre estaba allí apoyado en el parterre de un arbol :/, yo elaboraba mis hipotesis sobre el, la que mas me convencio fue que era un observador, no se llama exactamente asi pero es gente que se dedica a observar posibles robos a personas y cuando veia alguna avisaba a los descuideros (los que roban al descuido) y asi me quede contenta, luego en otro trabajo conoci a una chica que despues de muchos años encontró a su tio, él padecía esquizofrenia y su historia es que él pensaba que tenia un trabajo justo en ese árbol, y asi paseando por la puerta del sol descubrimos que era el mismooooo, genialllllllllllll

Felipe dijo...

no sera un guachi?

sandra dijo...

Siempre pensé que Paul era the only one fool on the hill, para mí siempre lo fue, no solo porque ya estaba ahí sino porque era el Beatle que me caía mal, pero viéndolo como otros lo ven empiezan aparecer varios xD!!!! Y a mi también me dieron ganas de escuchar la canción

sandra dijo...

ahhh y me gustaron los esqueletitos dinosaurios que dibujaste XDDDD!!!! me recuerdan mi obra favorita "El mundo perdido" de Arthur Conan Doyle =D.
thanks for the song man!!! la sigo escuchando =)

Callejonera loca dijo...

disculpa lo que he hecho sin pedir tu permiso pero tenía que hacerlo peeeee!!

Asesina_Serial dijo...

:D

Cuánto gusto me ha dado caer en tus blogs.

Tienes una fan en México. Ssludos.

Isabel dijo...

También hay un pacazo enterrado.

Imberbe_Muchacho dijo...

muy buen cuento
Saludos