jueves, 5 de febrero de 2009

Estoy en Trujillo. He venido a que mi tío doctor me revise el pie porque me duele el arco que une el tobillo con los dedos. Ya me sacaron unas radiografías y exámenes de sangre. Los resultados me los dan a las siete de la noche. Espero no tener nada grave. Ahorita estaba reposando en la cama de mi primo y leyendo sus libros. Cogí Los cachorros y luego La guerra de los mundos. Al rato decidí venir a escribir un poco en estas cabinas de internet. No tenía nada especial que contar pero a veces la rutina es buena. La rutina genera costumbre y la costumbre llevada con fe puede convertirse en persistencia. Una vez hicieron un concurso sobre la palabra mas bonita del mundo. Una persona que admiro dijo que él hubiera propuesto: persistencia. Por eso he venido a escribir. Por eso y porque la cama de mi primo apesta.

6 comentarios:

El Chepis dijo...

Tanto la persistencia como la pestilencia son buenas razones. Saludos

Ale dijo...

Comparto lo de la persistencia, es bueno tenerla para cumplir tus sueños....

marií dijo...

oye tontazo no vayas por mi blog dejando esos comentarios tan bandera jajajaja no mentira que bueno encontrarme tu comment y un post sobre todo despues de ver angels in america, la serie mas locaaaaa, tienes q verla la amarás, pero eso si, que el buen señor te provea

jejeje q bueno q los comments esten de vuelta!

Miguel dijo...

Qué paja es huevear.



Sin duda.

Vigar dijo...

la pesticencia, ese con...
seguro que si... que buena la costumbre de seguir pa´ delante...

reinadecapitada dijo...

curioso que ambas palabras rimen

persistencia, coño, a veces suena fácil y a veces tan difícil