jueves, 9 de abril de 2009

el océano inmenso

No sé qué significa a estas alturas de mi vida saber que ya es Semana Santa. Recuerdo haber ido a Huancayo en tren, hace más de diez años. Recuerdo la Plaza de Armas, la noche, la nieve derretida en los zapatos. Recuerdo haber entrado a la iglesia y estar allí rezando mucho. Tal vez era por el frío, por la soledad o porque esa mañana trepando el nevado mi hermana se desplomó y yo, como un gran san bernardo, tuve que correr hasta el carro a traerle una botellita de ron para que recuperara el calor y pudiera caminar.

Ahora ya no entro mucho a las iglesias. Normalmente las miro desde afuera con nostalgia mientras paso en mi bicicleta. En San Borja digo: a esta me traía mi mamá. En Miraflores: aquí venía con mi hermana. En San Isidro: en esta se casó Fernando con Hueso; y luego piso el pedal, sin detenerme, sin pensar mucho ni recordar los domingos cuando vivíamos juntos, los noticiarios, los mixtos calientes, el jugo de piña.

Ayer sin embargo, un poco perdido como una mosca atrapada dentro del auto, volví a entrar a una. Al principio no sabía qué hacer. Estaba sentado en la banca y miraba a todos lados. Luego recordé a mi hermana trabajando como negra en aquel crucero, probablemente cruzando el frío Atlántico y aproximándose a Europa. No escribe hace algunas semanas la salvaje.

Nunca antes había prendido una velita misionera pero costaban sólo un sol y hacerlo no sonaba como una mala idea. Luego de encenderla estuve un rato detenido frente a todas aquellas pequeñas llamas de fuego. Eran como un pueblo de casas rojas incendiándose. Ante aquella imagen, volví a sentir la nieve en los zapatos, la distancia, ahora también: el océano inmenso. Antes de irme, pedí que si mi hermana se desplomaba en altamar siempre hubiese alguien dispuesto a correr y acercarle una botellita de ron. Una botellita de ron, o cualquier otra cosa que la ayude a mantenerse en pie.



A lo mejor hasta podría ser el buen Terry Grandchester.
El solía cruzar el Atlántico en un crucero.


.

18 comentarios:

Anónimo dijo...

Dulce!!! =D

AntonellaB. dijo...

nostalgico diria yo

AntonellaB. dijo...

nostalgico diria yo

Libelula dijo...

hoy extrañamente, penc en Terry, era mi amor platonico, hasta hora lo es XD.
Yo nunk fui a la iglesia, aunque me obligaran, solo comia el arroz con leche y la mazamorra, de mi miralforina aguela.
felices los que son felices
bsos
y... grax por el coment.

Sfumato de Marte dijo...

Pero Terry se fue con otra.
Su perfil de gato sin dueño ajeno a todo decayó ante un enlace por agradecimiento.

Yani dijo...

demasiado paja seguirte y alucinar las velas como un pueblo de casas rojas incendiandose. casi y senti su calor :P

ahh insiste ahi pierre, en la magia de las figuras literarias - insertar aki flashback de il postino ;)

kara::kara dijo...

pronto llegará a algún puerto y tendrás noticias suyas, piojoso.
Las velitas misioneras son la voz...

plantita burocracia dijo...

jajajajaja ayyyyyyy que risaa
oee kara como mandas la melancolía a la China con una patada en el culo.


No tengo costumbres en semana santa, no voy a la iglesia esos días, menos esos días pero yo creo que si tuviera a alguien lejos cruzando el océano haría el esfuerzo e iría a prenderle una velita para que este bien pues.

Y qué te puedo decir de Terry pier hablar de terry es hablar de candy y yo ya me reformé de esa wevada

no decir dijo...

Supongo que con algo de ron y con Terry cerca, nada puede ir mal ;)

Seguro la velita surte efecto, y te llama tu sis para contarte de sus aventuras transocéanicas.

Hoy, llamé a mi sis y hablamos de huevitos de chocolate y pelis monses. Y eso que sin velita! Así que cruza los dedos, des-crúzalos y mándale un mail! :)

Feliz findedomingo

m dijo...

esto me recuerda a una foto que tenia (y ya no tengo) del parque del amor, donde dice

si sonara el amor intenso como el mar

y que estos dias de mar (todos mis dias son de mar), ha recurrido en mi cabeza

Flucito dijo...

Leyendo tu post he sentido como si las palabras retumbaran con el eco de los pasos en inmensos templos vacios un sábado al medio día. También he sentido una procesión afuera de la iglesia y te he visto caminando como un fantasma extraviado fuera del purgatorio que aún no aprende a asustar a la gente.

Saludos.

Helí dijo...

jaja, terry xDDD... la botellita de ron siempre es un buena para el alma x)



semana santa... mis viejos son ateos, me contagiaron eso u_u

noseasloco dijo...

no seas pendejo... ya no seras Pierre sino Pierry, o Terre!! pfff!! cualkier cosa!!!

Anónimo dijo...

YO ME FUI A PARACAS!!!!
YEEEEEEEEEEEEEEE

Madrugada dijo...

la risa de terry.. siempre.. hahaaha

Imberbe_Muchacho dijo...

el final co lka foto de Terry ha sido medio raro tio...no te pases pues

Anónimo dijo...

chivo!

Anónimo dijo...

gay