jueves, 7 de enero de 2010

mario, marco y sebastián

Bueno, primero tenemos a este tipo que va a los aeropuertos para no sentirse solo. Creo que se llama Mario. Mario llega al Jorge Chávez a las diez de la noche y no se va hasta que amanece. A veces le gustaría irse antes a casa pero no tiene auto así que debe esperar a que pasen los primeros buses. Su recorrido dentro del aeropuerto incluyen unos veinte paseos en la tienda Duty Free y unas ocho o diez visitas al baño. A las dos se compra una big mac. A las 3 pide un mc café. Luego no vuelve a buscar comida hasta que amanece. Justo antes de irse se acerca al Dunkin Donuts por una dona bavaria. Se la va comiendo mientras atraviesa el estacionamiento rumbo a la salida. Mario nunca ha probado otra dona que no sea la bavaria. El cuento comienza una de estas noches. Está en una de las salas de embarque y conoce a una mujer. Ella está por tomar un avión a la India. No es la primera mujer que conoce. De hecho, conoce a alguien casi todos los días. Esta sin embargo, es la primera a la que le dice que no está esperando ningún avión.

Luego está Sebastián. Sebastián nunca ha tenido un gato y normalmente los gatos no se le acercan pero desde que K se ha ido, los gatos parecen conectar con él. Sebastián ha sido siempre un chico de perros. No entiende a los gatos. No sabe como comportarse con ellos. Esa tarde sin embargo cuando Sebastíán se pone de pie el gato lo sigue. Al llegar a casa Sebastián lo deja entrar.

Finalmente tenemos a Marco. A Marco le gusta ponerse los vestidos y los calzones de su mujer. Ha conseguido este libro de Boris Vian en el que dos tipos se disfrazan de mujer para infiltrarse en una banda de criminales compuesta por lesbianas. Marco trata de sustentar su travestismo frente a su mujer citando a Vian. Ella le ha hecho una cita con el psicólogo, otro tío al que también le gusta vestirse de mujer.

Uno de los tres no pasará de este fin de semana, aunque tenga que partírseme el culo, la cabeza y la yema de los dedos. Los otros dos lo seguirán por inercia.

9 comentarios:

Pierre dijo...

No sé por qué me está costando tanto terminar estos tres cuentos. Empecé a escribir los tres a la vez porque leí algo donde Roberto Bolaño decía "Enfrenta los cuentos de tres en tres, si puedes de cinco en cinco o de diez en diez. Podrías estar estar escribiendo un cuento hasta el fin de tus días". Me pareció un consejo genial. Sólo que ahora parece q Marco, Mario y Sebastián no saben qué hacer. Quisiera que fueran de una vez a unirse a Ernesto, a Alex, a Pablo, al indeseable, a la chica que se llamaba como el virus, al hombre feo y toda esa gente que alguna vez inventé y que ahora andan por ahí sueltos como gente de verdad.

kara::kara dijo...

ruleta rusa.

zapatito roto.

yo mataría a los tres. El primer chico me remite a la película donde Tom Hanks se queda viviendo en un aeropuerto, se que no es lo mismo pero es imposible dejar de asociarlo. El chico del gato me parece muy soso. El tercer chico me hace pensar que no te estas tomando en serio esto de escribir.
Pero si tuviera que matar sólo a uno, creo que de todas maneras mato a Marco.

:D

Mane dijo...

Me encanta la del travestí!!! sácale el jugo y que la esposa mate al psicólogo!!! SANGRE!!!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

¿por qué no unes los tres cuentos? tiempo cíclico, creo que se llama.

Marii dijo...

lo mejor es tomar distancia, así como te pones a pensar en los problemas y qué hacer para solucionarlos... piensa
qué va a hacer marco ahora?

creo que lo que bolaño quería decir era que no te puedes estancar en uno solo si la cosa no está funcionando.
si estos tres no están funcionando, agarras más

la de marco me parece la que tiene más potencial
POTE NCIAL
POTE MKIN

Anónimo dijo...

get a new and fuckin drean machine...
Esta cita es de mi hijo, cada vez que se aburre con una, se consigue otra

Consuela Rivera

Miriam dijo...

Yo como no tengo nada que hacer me pondre en favor de los tres tipos, hay mucho de ellos tres en mi, como puede que haya en cualquiera.
Con el primero comparto el hecho de que los domingos no se donde ir, y voy a una especie de mac, pero no es mac, alli me quedo con otros desesperados que no tienen con quien pasar el domingo. Todos leemos los periodicos, todos tomamos cafe, y algunos fumamos es el unico lugar donde se puede fumar, ya no dejan en ningun lado.
Este lugar esta en una estacion de servicio como le dicen aqui a las gasolineras.
Cuando termino todos los diarios y revistas me voy. Ya soy intima de las meseras que me hacen descuento o me sirven dos veces cafe cuando la taza esta por la mitad, voy y me la llenan otro poco, el cafe es caro aqui.
Con el segundo tipo tengo en comun los gatos, pero soy la antipoda, tengo seis gatos.
Yo tampoco se a veces como tocarlos ya que ellos saben demasiado de mi, saben todo de mi y yo los entiendo a medias, los gatos son asi, solo podes adorarlos o darte la vuelta, o matarlos, yo solo puedo adorarlos.
Con el tercero me une el hecho de que me encantaria vestir a un tipo de mina, es asi, puedo ir yo al sicologo, o que el sicologo se vista de mina, o prestarle mi ropa o que todos ustedes se paren y griten LOCAAAAAAAAAAAAAA.
Bueno, me dara lo mismo, siempre me gustara fantasear con vestir a un hombre de mujer y amarlo como a un hombre.
Esto es largo esto es aburrido, pero es gratis.
Buenas tardes.
miriam.

Pierre dijo...

xD

=D

Sfumato de Marte dijo...

Puedes hacer como Cortázar... un mapa con múltiples posibilidades de interacción...